Por ley, los seres humanos van a la escuela desde el jardín de infancia hasta el instituto. La escuela no sólo nos enseña a leer, escribir y resolver problemas matemáticos, sino que también nos enseña a relacionarnos con los demás y nos proporciona nuevas experiencias que enriquecen nuestra vida. Si sabemos que la educación es importante para que las personas tengan éxito en este mundo, ¿por qué no iba a serlo la escuela para el «mejor amigo del hombre»?

Los problemas de comportamiento son una de las principales razones por las que los perros acaban en un refugio o en un rescate. A menudo, estos problemas podrían reducirse con unas pocas clases de adiestramiento de perros. Traemos a los perros a nuestro mundo y esperamos que simplemente «sepan» cómo comportarse. Luego, en la ocasión en que no se «portan bien» los tildamos de «malos», «agresivos» o «descontrolados».

Si queremos que los perros vivan con éxito en nuestro mundo como miembros de la familia, tenemos que darles las herramientas necesarias para que tengan éxito. Esto comienza con la socialización y el adiestramiento tempranos del cachorro, y luego continúa con clases adicionales como las de obediencia básica o las de buenos modales. Para mejorar aún más su vínculo y los conocimientos de su perro, también puede participar en otros entrenamientos como agilidad, trabajo de nariz, estilo libre o trucos, por nombrar algunos.

Nunca es demasiado tarde para empezar a enseñar a su perro. No sólo es más fácil convivir con un perro adiestrado, sino que el proceso de adiestramiento puede aumentar su vínculo.