Extracto de La evolución del adiestramiento de perros, por Shannon Riley-Coyner

Una de las mejores formas de empezar a ayudar a su perro a enfrentarse a situaciones de miedo o estrés es empezar a comunicarse enseñándole inglés como segunda lengua (ESL). El ESL se utilizó originalmente en la educación como método para ayudar a las personas de países extranjeros a aprender inglés. Dado que los perros se comunican principalmente a través del lenguaje corporal y los humanos utilizan principalmente el lenguaje verbal, debemos enseñar a los perros una nueva forma de escuchar.

Cuando enseñamos a nuestros perros a entender las señales verbales, podemos empezar a decirles cómo queremos que actúen en diferentes situaciones. Esto elimina la necesidad de obligarles a comportarse. También he comprobado que cuando los humanos piensan en enseñar a su perro el inglés como segunda lengua, nos obliga a dedicar más tiempo a centrarnos en cómo los perros están aprendiendo e interpretando nuestras acciones. Como resultado, automáticamente nos volvemos más empáticos y comprensivos.

¿Cómo enseñamos a los perros a lidiar con el estrés?

Aprenda a escuchar el lenguaje corporal de su perro

El primer paso para enseñar a su perro ESL, para empezar a abrir líneas de comunicación con su perro, es leer el lenguaje corporal del perro; aprender el lenguaje corporal básico del perro nos ayuda a entender cómo nuestros perros están reaccionando a nuestro entrenamiento. Podemos empezar a ver si el perro percibe la sesión de adiestramiento como algo gratificante o estresante. También podemos empezar a identificar si hay cosas que ocurren durante el entrenamiento que están asustando al perro, dificultando que escuche y aprenda.

Por desgracia, la mayoría de los humanos saben muy poco de lo que su perro está tratando de decirles. Si su perro no hace un comportamiento cuando está en el parque, pero es perfecto en casa, considere algunas cosas. El perro podría estar demasiado distraído y no puede pensar, ya que hay muchas cosas en marcha. También es posible que el perro sea tímido o tenga miedo en el parque, lo que le está creando demasiado estrés para realizar el comportamiento. Cuando un perro tiene miedo, los humanos suelen notar primero el ladrido o gruñido (verbal) pero antes del ladrido o gruñido, es muy probable que el perro estuviera gritando «tengo miedo», pero estaba usando el lenguaje corporal para expresarlo.

En el capítulo 5, repasaremos con más detalle cómo leer el lenguaje corporal de los perros, pero ser capaz de «escuchar» lo que su perro le dice es muy importante. Entender si su perro está estresado, temeroso, relajado o excitado es clave a la hora de enseñarle. Como se ha mencionado anteriormente, si un perro está tan asustado que supera el umbral, no puede producirse ningún aprendizaje, y el adiestrador puede ponerse a sí mismo y al perro en peligro.

Para seguir leyendo, consulte «La evolución del adiestramiento de perros», de Shannon Riley-Coyner, disponible en Amazon.

Categorías

Publicaciones de Shannon en el blog de Pettrax Inc.:

Archivo