¿Alguna vez has tenido un día en el que estabas demasiado cansado o en el que tu cerebro no funcionaba tan bien como de costumbre? ¿Has tenido un día en el que no has podido hacer lo que se te pedía? Todos tenemos días buenos y días malos, y nuestros perros también. Al entrenar a su perro, es importante que reconozca si está teniendo un día «apagado» y cambie su plan en consecuencia.

Los perros pueden ser increíblemente leales y nos darán todo lo que tienen, lamentablemente a veces tienen días «malos», al igual que nosotros. Pueden estar demasiado cansados o doloridos por el exceso de actividad o pueden estar distraídos o tal vez no se sientan bien. Es importante reconocer cuando su perro tiene uno de esos días y debe ajustar sus expectativas.

También es importante reconocerlo en uno mismo. Si tiene un mal día, si no se siente bien o si está de mal humor, puede ser conveniente evitar el entrenamiento por completo o ajustar su plan.

Nadie puede dar lo mejor de sí cuando no se siente bien (humanos, perros, caballos o cualquier otro animal). En nuestra situación actual con COVID, la vida es más estresante que nunca. A veces, entrenar a nuestros perros puede ser relajante y divertido, mientras que otros días puede ser abrumador y demasiado estresante. Aunque no podemos preguntarles, creo que nuestros perros también están experimentando algo de estrés por la pandemia. Pueden notar nuestro estrés; pueden estar estresados porque volvemos al trabajo después de haber estado en casa durante meses o tal vez estén estresados si la pandemia ha hecho que nos mudemos o hagamos grandes cambios en nuestras vidas. Independientemente del motivo por el que nosotros o nuestros perros tengamos un «mal» día, debemos respetarlo y si lo hacemos, nuestra confianza en el otro crecerá. A veces es importante rebajar nuestras expectativas sobre nosotros mismos y sobre nuestros perros para que ambos podamos tener éxito.

Categorías

Publicaciones de Shannon en el blog de Pettrax Inc.:

Archivo